Y finalmente… ¿Por qué Bonafide? Pues nuestro nombre encuentra su origen el término del latín Bona Fide, que  en castellano se traduciría como Buena Fe. Pero no en un sentido religioso, si no haciendo referencia a un buen actuar, a la inexistencia de dolo en cualquier acción, a actuar con probidad. Toda una declaración de intenciones.

En pocas -pero sinceras palabras- lo que deseamos transmitir es que cuando llevas una pieza de joyería Bona Fide, llevas más que un producto; llevas nuestra ambición por innovar, la misión de entregar una experiencia afable y honesta al cliente en todo momento y sobre todo realizar nuestro trabajo con Buena Fe 😉

Resultado de lo anterior es que el año 2020, mientras cursaba mis estudios en alta joyería, decidiera establecer mi taller de trabajo; Con el fin de canalizar en cada pieza confeccionada toda la habilidad y disciplina aprendida durante mi formación como joyero.